A juicio una cartera de Ecija que tiró a la basura casi 300 cartas

Otra triste noticia sobre cómo funciona últimamente el servicio postal español Correos. Y lo peor es que después «el culpable es el vendedor que no ha enviado nada y se ha quedado con el dinero del comprador al que ha estafado».

Casi 300 vecinos de Ecija se quedaron sin correo a primeros de agosto de 2016 simplemente porque la cartera que debía haber hecho el reparto de la correspondencia decidió deshacerse de los envíos y tirarlos a dos contenedores de basura «porque no le daba tiempo».

Esa es la acusación que hace el fiscal contra una empleada eventual de Correos que estaba sustituyendo a un compañero titular que estaba de vacaciones. El Ministerio Público sostiene en su escrito de calificación provisional de los hechos que la procesada tenía encomendado el 8 de agosto el reparto de unos 700 envíos, que estaban organizados en trece legajos.

Correos

«La encausada, lejos de cumplir con su obligación de custodia y reparto y con incumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo, se apoderó de, al menos, 268 envíos de correos y los arrojó en dos contenedores de basura». En concreto se deshizo de cuatro legajos, que fueron recuperados a tiempo por otra cartera que estaba aquel día de vacaciones y que fue alertada por unos vecinos que habían visto lo ocurrido.

Al analizar las cartas que habían sido tiradas a la basura, observaron que dos de ellas habían sido abiertas. El fiscal entiende que la cartera incurrió en un delito de infidelidad en la custodia de documentos y que procede imponer una pena de 21 meses de prisión, una multa de 2.400 euros y la inhabilitación especial para empleo o cargo público durante cuatro años.

Un jurado enjuiciará a la acusada a partir del 10 de diciembre de 2018 en la Audiencia Provincial de Sevilla. Ese primer día de vista oral se dedicará a la constitución del tribunal popular y la presentación de las alegaciones previas por las partes personadas en este procedimiento. Al día siguiente está prevista la declaración de la acusada, de los testigos y de los peritos, según ha informado el TSJA.

La procesada fue cesada el mismo día que se acabó su contrato de sustitución, el cual expiraba nueve días después de haber tirado presuntamente la correspondencia a los contenedores.



Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis + 2 =

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud